12 nov. 2015

ENCIERRO DE ÍSCAR 02/08/2015

A Toro Riesgo!!!!

ENCIERRO ISCAR 2/8/2015

El día prometía una mañana completa de toros en esta bella localidad vallisoletana. Se cambiaba el formato de encierro de años anteriores donde se corrían los toros del festejo del día siguiente y después se hacía un desencierro y encierro con los toros de los días anteriores de capea o bien con los del concurso de recortes.

Este año se hacía uno de los encierros a caballo el domingo, para meter a la manada a los corrales de la calle Ricardo Sanz. Para que una vez hubiesen descansado correrlos en encierro urbano por las calles Ricardo Sanz, Calle Real y Calle Palomares para entrar en la plaza de toros. Y a las 12:00 correr los toros de Peñajara del festejo del día siguiente para ser lidiados por Juan José Padilla, Diego Silveti y Jiménez Fortes. Este formato llenó las calles de Iscar todavía más de lo que suele ser habitual.

En el embudo de la carretera de Cogeces se aglutinaban muchos aficionados esperando la llegada del encierro campero, pero la espera se hizo más larga de lo habitual. Hacía las 10:20 se avistaban los primeros caballos, pero únicamente traían a un novillo por el margen derecho de la carretera. Lo consiguieron subir al prado para conducirle mejor, pero una mala maniobra de un caballo, hizo que bajase de nuevo a la carretera, cruzando esta y metiéndose entre los coches para huir por las calles del pueblo. Finalmente pudo ser conducido y encerrado en un corral del pueblo sin que hubiese que lamentar ningún incidente por este novillo escapado.

Poco a poco iban llegando noticias, de los cinco novillos que habían salido para hacer el encierro, uno de ellos le tuvieron que devolver a los corrales nada más salir porque estaba muy nervioso y peligroso, y dos de ellos no se habían podido hacer con ellos y estaban por los márgenes del río Pirón. A los 10 minutos llegaba con un regimiento de caballos y una docena de mansos el único novillo que a la postre entro en la manga del encierro. No sin antes unos minutos de suspense, ya que se emplazó entre una tapia y un coche aparcado, costando que entrase en la zona de talanqueras. El recorrido hasta los corrales fue lento, casi andando, tirando con chaquetas del novillo para poder encerrarle. Tras unos minutos de espera se informaba que los otros novillos habían sido sedados y no iban a participar en el encierro.

Una auténtica pena que con la cantidad de gente que había para ver el encierro, resultase un desastre, pero es lo que tienen los encierros camperos, que entre la dificultad que ya de por sí tienen, se suman la descoordinación existente y que siempre hay alguno que sin saber se mete donde no debe.

Después se estuvo escuchando que iban a soltar más novillos en el corral para hacer un encierro con más toros, ya que únicamente había entrado uno, una opción que nos parecía muy buena y digna de Iscar, demostrando que había un plan B, pero todo nuestro gozo en un pozo, ya que cuando llegó la manada hasta nuestro objetivo tan solo estaba el novillo del encierro a caballo.

Los corredores se agolpaban alrededor del único bravo existente, empujones, codazos para coger sitio, y es que en Iscar hay muy buenos corredores, locales y provenientes del resto de la geografía. Varias caídas en la cara del novillo que demostraban las ganas por coger toro. El novillo iba en cabeza sin hacer feos, muy bien conducido por los expertos mozos que se aglutinaban alrededor para enseñarle el recorrido.

Después de unos minutos para reponer fuerzas y con algo de retraso, a las 13:03 sonaban los cohetes que decían que los seis toros de Peñajara habían salido del corral de la Iglesia de San Miguel por la calle Mayor, para continuar por José Antonio Primo de Ribera y Calle Real y girar a la derecha para iniciar la bajada hacia la plaza en Calle Palomares.

La manada venía partida, con 4 toros muy bien presentados y bellas estampas encabezando el encierro. Diferentes pelajes los de estos toros extremeños que pastan en la finca “Casas de Reina” de Fuente del Arco (Badajoz). Actualmente tienen procedencia Contreras via Baltasar Ibán, aunque en sus orígenes tuvo Saltillo, Veragua, e incluso Sánchez Cobaleda, de ahí la variedad de pelajes. Volviendo al encierro, la primera carrera fue la más bonita, con los mozos repartiéndose a los toros, que ocupaban toda la zona central, buenos corredores, experimentados. Con velocidad y fuerza iban estos toros extremeños. Cerraba un manso, pocos metros después otro cabestro y el quinto toro, que impactó en uno de los postes de la talanquera cayendo al suelo y arroyando a uno de los jóvenes que le conducían.

Instantes después pasaban el resto de cabestros, pero faltaba el sexto toro, que estaba dándose la vuelta constantemente, yendo muy parado y con continuos arreones, en uno de estos se llevó por delante a otro buen corredor segoviano sin consecuencias. Poco a poco iba siendo conducido a la plaza, incluso sacaron de nuevo a los cabestros infructuosamente, al no conseguir estos su cometido de arropar al toro hasta la plaza. Una vez que el toro entró en la zona vallada fue cogiendo velocidad poco a poco llegando hasta la plaza.


Fotos by RGH