27 jul. 2014

Encierro y Capea Villalba 27/7/14

A Toro Riesgo!!!!

ENCIERRO Y CAPEA VILLALBA 27/7/14

Último día de fiestas, y como en días anteriores bastante gente por las calles. Faltaban muchos corredores que se dieron cita a Villaconejos, que aunque eran novillos más pequeños, y tan solo tres, el recorrido permite correr mejor. Una muestra para que cambien el recorrido en Villalba.

Como se ha realizado este año, primeramente se soltó el novillo de capea con los tres bueyes y seguidamente los seis utreros de dos en dos, en tres carreras, con tres bueyes cada carrera. La novillada era de El Retamar, ganadería torista, con procedencia Núñez, línea Manuel Rincón. Pastan en las inmediaciones de la sierra madrileña de La Pedriza, en las fincas de las "Tejoneras" de el Boalo, en "El Vallejo" de Manzanares el Real y "Los Hoyos" de Becerril de la Sierra.

Día con incidentes, primeramente un joven fue arroyado y levantado por uno de los cabestros, y en la última carrera otro joven fue embestido en la misma entrada de la plaza por el último de los novillos sin apenas consecuencias inicialmente para ambos.

Aunque en la manga del encierro había mucha gente participativa, pudimos observar como la gran mayoría eran inexpertos y alguno en estado poco aceptable para correr. Cuando llegaban los utreros las caras se reducían a los cuatro o cinco de siempre. Probamos una nueva ubicación de la cámara, tomando buenas imágenes, apreciando un momento de mucho peligro cuando el novillo jabonero enfiló a un joven con gafas de Sol, que cuando oyó el grito de la gente, paro literalmente, lo que le valió para que el jabonero pasará de largo. Si el muchacho hubiese continuado en carrera, muy probablemente le hubiese embestido.

Posteriormente salió el novillo de la primera carrera en la capea de la plaza. Plaza llena, calljón con muchísima gente, al igual que el ruedo, aunque tan solo 8 fueron los que intentaron hacer algo con el utrero. Recortes bastante ajustados, un único salto dado por un joven de la localidad y un mozo que se puso a torear con el capote, sin estar demasiado puesto, y cerrarse él solo en varias ocasiones contra las tablas, teniendo más de un susto. No volvió a salir. En el último recorte se vio como el novillo había aprendido bastante, recortando de manera ostensible la carrera del mozo.

Resumiendo, buen ganado, con picante, del tipo que gusta en la sierra madrileña. Muchísimo público todos los días, tanto en el recorrido como en la plaza. Bastantes corredores en la manga del encierro, ahora falta que el ayuntamiento de otro paso y mejore el recorrido, haciéndolo un poco más atractivo.


Fotos realizadas by RGH