5 abr. 2013

ENCIERRO A CABALLO EN ALDEIA DA PONTE 30/3/13

A Toro Riesgo!!!!

ENCIERRO A CABALLO EN ALDEIA DA PONTE 30/3/13

Nos acercamos a tierras portuguesas, siempre bien recibidos, a presenciar una jornada taurina y variada. A las 11:00 (hora portuguesa) daba comienzo el encierro a caballo. Desde la coqueta plaza de toros se podían escuchar los quads y motos que estaban en la salida, y también las voces de los caballistas citando a los toros. Fue un encierro movido, que desde el principio costo encerrar a los toros. Cuatro toros con seis mansos componían la manada del encierro. Cuando el camino se empinaba un toro colorado dio la espantada, llevándose a otros dos detrás de él, pudiendo encerrar únicamente a un toro. Mientras volvían con los mansos, los tres toros escapados corrían por los campos de la zona, el colorado que había iniciado las hostilidades iba solo, y un negro y otro colorado iban juntos. Cuando reunieron a los bueyes fueron a por los dos toros que estaban juntos monte a través. Ya con los dos toros fueron a por el colorado. De vuelta a la plaza con los tres toros y la magnífica parada de bueyes, el colorado volvió a emprender la huída, llevándose a los mansos detrás, hacia la querencia del corral de suelta. Volvieron a agruparlos, escapándose varias veces más. Finalmente decidieron dejar en el campo al toro colorado y llevar a los otros dos por una ruta alternativa con más querencia para los animales. Alabar la constancia de los caballistas y el buen hacer de los mansos, que permitieron enchiquerar a los toros.

Con algo de retraso empezaba la largada en la plaza, soltándose a los animales del encierro que habían llegado.

Ya por la tarde hubo una capea en la plaza construida por los mismos vecinos del pueblo. Se soltaron varios novillos-toros, a los que se les paró con el forcón. Los animales parecía que tenían la lección aprendida y se empleaban poco, atacando normalmente en los flancos, y teniendo que girar rápidamente las horquillas porque los toros embestían por el lateral. Demostraron destreza los portadores y el timonel para que los toros no se colasen. Varias veces tuvieron que girar el forcón a gran velocidad, lo que provocó que los portadores del flanco cayeran y fuesen arrastrados mientras el toro seguía embistiendo y girando.

Después de parar a los toros de salida se les toreaba y rodaban. Varios mozos pararon a los toros como los forçados. Algunos con más tesón y valentía que práctica.

También se soltó una vaquilla añoja para los más peques, los cuales emularon bastante bien a los mayores, incluso una chica fue muy valiente al parar a la vaca.

































































































































 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario.