30 ene. 2013

ENCIERRO AJALVIR 26/1/13

A Toro Riesgo!!!!


ENCIERRO AJALVIR 26/1/13


Con muchas ganas e ilusión llegábamos al primer encierro de la temporada en la Comunidad de Madrid y para nosotros también. Nos hizo buen día para las previsiones que daban. Hubo varios que a media mañana iban en manga corta, y decir que se veía a varios luciendo las camisetas y forros de Toro o Nada, ha hecho que nos motive a seguir en nuestra andadura compartiendo lo que nos gusta.

El encierro de Ajalvir daba este año el chupinazo de la temporada en la Comunidad de Madrid, y al menos que yo recuerde era la primera vez que soltaban los toros de la corrida al encierro, años anteriores se soltaban de capea.

El pequeño corral de suelta de ganado está en la C/ Mayor esquina C/ San Sebastián. El recorrido sube luego hasta la Iglesia y gira 90 grados a la izquierda por la C/ Fuente. Una calle con un adoquín plano que se va estrechando teniendo un pequeño embudo en el medio. Luego hay una doble curva derecha izquierda para enfilar otra recta y la entrada a la plaza portátil en una ligera curva a la derecha.

Para este nuestro primer día de encierros del 2.013 se iban a soltar y correr por las calles toros de Sierra Borja que pastan en Bélmez, Córdoba. La ciudad que se dio a conocer en el Mundo entero por sus famosas manchas en la pared, conocidas como las caras de Bélmez. Ganadería con procedencia Jandilla. Estaba previsto realizar 3 sueltas de dos en dos, pero los animales estaban muy nerviosos, y desde que bajaban del camión se estaban pegando.

La primera suelta correspondió a un toro colorado y otro negro herrado con el 16, con tan mala suerte que en la primera recta chocaran quedando algo conmocionados en el suelo. El primero en levantarse fue el negro y salió como un tiro hacia un experimentado corredor poniéndolo en apuros. Dio guerra este toro, perdía muchísimo las manos y no quería saber nada de los mansos. El colorado tardó un poquito más, enfilando el camino hacia la plaza a un ritmo muy lento. No permitían carreras arrimando. Cuando los corredores se dejaban caer, iban a por ellos como un tiro, llevan en la sangre el encaste Jandilla. Muy mirones, arremetían a todo lo que se movía. El toro negro dio varios sustos, el primero al corredor de sudadera blanca y pantalón azul, el siguiente a un mozo con pantalón rojo, y cazadora con capucha que le da un pequeño revolcón, y gracias a dos jóvenes que le hacen un magnífico quite, no le hace más. Uno de estos mozos muy activo y con muchas ganas, lástima lo del domingo.

Perdón se me ha pasado otro momento, el primero del día, que ha quedado gracias a Dios en anécdota. Al realizar la suelta, los mansos fueron en cabeza, yendo en segundo lugar el colorado, cuando este pasó, un anciano salió del portal sin percatarse que venía como un tiro el 16. Milagrosamente pasó por delante del hombre sin hacerle caso.

La siguiente suelta fue la más limpia de la mañana, con los cabestros siempre en cabeza y el toro a pocos metros por detrás. También, al igual que sus hermanos miraba mucho a los lados, aunque no se paraba como estos. Esta vez decidieron soltar un único toro con tres mansos.

El siguiente, el 58, parecía una avispa, iba de lado a lado de la calle a por todo aquello que se movía. No se hermanó para nada con los cabestros e hizo todo el recorrido solo. Tampoco permitió carreras.

El quinto de la mañana, herrado con el 27, rápido dejó solos a los mansos, y se fue primeramente hacia el vallado de barrotes junto a la iglesia, luego a por el mozo que se encargó de hacer un excelente quite minutos antes, después a por otro de rojo, posteriormente otro momento de tensión. Luego, un joven con sudadera roja se sale de la trayectoria del toro en una zona de barrotes, no pudiendo entrar en estos, ya que tienen los huecos muy estrechos. El toro hace a por él, y gracias a la velocidad que llevaba pasa de largo…

El último, el mejor presentado, costó mucho llevarlo hasta la plaza. Muy lento, dándose constantemente la vuelta.

No hubo capea en la plaza, así que a tomar el aperitivo al bar. Como resumen decir que fue un encierro atípico, con los toros en general muy lentos, muy buscones, miraban todo, se fijaban hasta en las ventanas aunque no hubiese nadie, como si ya supieran.

Y como remate a esta primera entrada del año, hacer una mención muy especial al pueblo de Ajalvir, es muy bonito ver sus calles llenas de gente, pero también es bonito ver como todos, desde el más joven al más veterano colaboran en el montaje del vallado, disfrutan de su encierro y lo viven. Mucha gente en las calles, tanto para correr como para ver, de Ajalvir y de fuera, gente llegada de varios puntos de España.

Fotografías realizadas por Toro o Nada, Gurú, Goyo Majolero y Choncho. Esperamos que os guste y tenga muchos comentarios. Reportaje con más de 200 fotos tomadas desde 4 puntos de vista.
















































































































































































 




































No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario.